Disolución asociación

Este apartado es el más olvidado por parte de las asociaciones a la hora de gestionar una entidad no lucrativa, y no por ello es menos importante.

Cuando por alguna de las causas que están estipuladas en la legislación vigente o simplemente no deseamos continuar con el proyecto asociativo, lo recomendable es darle fin legal a la entidad. Este sencillo proceso nos garantizará no tener problemas el día de mañana con algún trámite olvidado o no ejecutado.

Los motivos para la disolución de una entidad vienen recogidos en la legislación vigente y además en los propios estatutos de la entidad. En la mayoría de los casos, las causas de disolución suelen ser:

  • Que la mayoría de los/as socios/as no quieran continuar con el proyecto asociativo. Esto vendrá determinado por un acuerdo adoptado por mayoría cualificada en una Asamblea General Extraordinaria.
  • Por las causas que se determinan en el artículo 39 del Código Civil.
      • Si por haber expirado el plazo durante el cual funcionaban legalmente, o por haber realizado el fin para el cual se constituyeron, o por ser ya imposible aplicar a éste la actividad y los medios de que disponían, dejasen de funcionar las corporaciones, asociaciones y fundaciones, se dará a sus bienes la aplicación que las leyes, o los estatutos, o las cláusulas fundacionales, les hubiesen en esta previsión asignado. Si nada se hubiere establecido previamente, se aplicarán esos bienes a la realización de fines análogos, en interés de la región, provincia o Municipio que principalmente debieran recoger los beneficios de las instituciones extinguidas.
  • Por sentencia judicial firme.
  • Por las causas que se determinen en los Estatutos.

Por tanto para la disolución de una asociación necesitaremos que algunos/as de los /as socios/as actuales celebren, en tiempo y forma, tal y como determinan los estatutos, una Asamblea General Extraordinaria convocada para ese fin debiéndose tomar los siguientes acuerdos:

  • Causas o motivos de la disolución de la asociación.
  • Determinar que socios/as de la Asociación actuarán como Comisión Liquidadora del haber resultante (aquello de lo que dispone la entidad, ya sea económico o material).
  • Destino de este haber resultante, si lo hubiera.

Desde el momento en el que se efectúa la Asamblea extraordinaria comenzamos el proceso de disolución con los siguientes trámites:

  • Determinar los haberes de la entidad en el plazo de 15 días realizando un inventario y formalizando un acta.
  • Destinar los haberes resultantes a la entidad o entidades especificadas en los estatutos o en su defecto a la entidad o entidades designadas en la Asamblea Extraordinaria en la que se acordó la disolución de la entidad. Este trámite deberá quedar registrado en un acta/documento de entrega/recepción en la que las partes se dan por informadas de lo entregado/recibido, debiendo firmar ambas el documento.
  • Los/as representantes designados/as al efecto cursarán solicitud de Inscripción de la disolución en el Registro de Asociaciones (entregar original y copia) .  Esta solicitud se acompañará de:
      • Copia del D.N.I. o documento acreditativo de la identidad de los/as representantes de la entidad.
      • Certificación del acuerdo de disolución (original y copia) adoptado en Asamblea General Extraordinaria. Deberá expresar, además del quórum y el resultado de la votación, la causa de la disolución, el balance de la entidad a la fecha de la misma, el cese de los órganos de gobierno o su conversión en liquidadores, los datos identificativos de las personas encargadas de la liquidación del patrimonio (acompañando copia del D.N.I. o documentación acreditativa de su identidad), normas adoptadas para la liquidación del patrimonio social y destino del mismo.
      • Certificación del acta de la asamblea general en la que se nombró la ultima Junta Directiva (2 originales), firmada por el/la secretario/a y el/la presidente/a. Deberá contener el nombre, apellidos, D.N.I. y cargo que ocupan cada uno/a de los miembros de la misma (razón social, domicilio y persona física representante con sus datos identificativos, las personas jurídicas).
      • Documentos que acrediten el destino dado al patrimonio remanente, si lo hubiere.

De esta forma tan sencilla damos por finalizada de forma legal una asociación y evitamos posibles futuros problemas.

0 0 0 0 0